Razones que cuestionan la dieta Cambridge para adelgazar

Algunos expertos médicos, consideran que no es saludable sustituir alimentos naturales de la dieta básica, por suplementos procesados tales como barras, sopas, batidos y bocadillos bajos en calorías para perder peso.

Una de las últimas que han tomado presencia es la conocida como ‘dieta Cambridge’, un método para adelgazar con el que se pierde peso de manera muy rápida a costa de lo que algunos consideran como un importante riesgo para la salud. En términos generales, lo que propone este plan alimenticio es elegir entre seis fases distintas que restringen la ingesta calórica desde las 415 calorías hasta las 1500. En función de la necesidad de adelgazamiento, la persona que la realiza opta por una u otra.

Además, no hay ninguna tabla que establezca los platos que se deben consumir en el desayuno, la comida, la merienda o la cena. Lo que propone la ‘dieta Cambridge’ es la sustitución de las comidas por una serie de productos con un precio desde 2,30 euros/comida que dejan los alimentos relegados al olvido hasta que, poco a poco, se van volviendo a introducir en el menú diario.

Esto, de por sí, puede resultar perjudicial para el organismo al no ‘trabajar’ de la manera en la que está programado. Además, a estos riesgos que pueden adquirir distinto nivel de gravedad se añaden inconvenientes como el mal aliento, la sequedad bucal, los mareos, el cansancio continuado o el estreñimiento –el intestino no recibe fibra y, por eso, las deposiciones se dificultan–.