Recomendaciones saludables: semillas que ayudan a mejorar tu digestión

El tracto intestinal merece de agentes digestivos saludables como la linaza, semillas de chía, frutos secos entre otras. A continuación te enseñaré como prepáralos y lo incorporarlas a tu dieta diaria.

Tener una buena alimentación es importante para estar saludable, parte de ello es incorporar semillas que ayudan a mejorar tu digestión y aporten nutrientes importantes a tu cuerpo. Itziar Digón, psiconutricionista de Tacha, afirma que es fundamental consumir semillas, ya que poseen muchos beneficios tanto para nuestra salud como belleza. 

Sabemos que hay muchos tipos de semillas con diferentes nutrimentos y beneficios para nuestro organismo además de distintas maneras de consumirlas, pero aquí te mostraremos en específico las semillas de chía, cáñamo y linaza, sus beneficios para una buena digestión y cómo puedes integrarlas a tu alimentación (una de las grandes dudas cuando hablamos de estos super alimentos). 

Semillas de chía

Estas semillas son ricas en calcio, Omega 3, hierro y tienen un alto contenido de fibra y gran efecto saciante (lo que las hace ideales para dietas especializadas en pérdida de peso). De acuerdo con la nutricionista deportiva Alegría Valdez, la chía nos ayuda a regular en tránsito intestinal por su alto contenido de fibra y controla la ansiedad de comer. 

Otro beneficio es que ayudan a eliminar toxinas, regenerar tejidos y evitar envejecimiento prematuro, lo que las hace unas excelentes aliadas para el cuidado de la piel. 

Cómo consumirla

Es fácil integrarla a tu alimentación, puedes utilizarla como un topping de ensalada o sobre un pan con aguacate. Su ligero sabor permite que sea ideal para comidas saladas o postres. Puedes dejarlas humedecer en leche de coco o almendra para crear un pudín al que puedes agregar miel de agave o cocoa, y así crear un delicioso desayuno ligero o snack.

Semillas de linaza

Las semillas de linaza o lino, de acuerdo con la Clínica Mayo, son buenas para la salud, ya que son ricas en fibra soluble, ácidos grasos (como Omega 3) y vitamina E (gran antioxidante). Por su alto contenido de fibra es de gran ayuda para mejorar padecimientos como el estreñimiento, gastritis o colitis.

La linaza también puede ayudar a reducir el colesterol total en sangre y los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL, o colesterol “malo”), lo cual puede ayudar a disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca

Cómo consumirla

Puedes espolvorearla en un pan de centeno con aceite de oliva, en infusión o con su fruta con yogurt. El quiropráctico Ata Puramini recomienda también tomarla en remojo o trituradas para favorecer el tránsito intestinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *